sábado, 6 de setembro de 2008

El Eslabón K Que Faltaba


LOS VÍNCULOS ENTRE CLAUDIO UBERTI Y SEBASTIÁN FORZA
por Christian Sanz
El elocuente silencio del kirchnerismo respecto al triple crimen de los tres "empresarios" de General Rodríguez, es un fuerte indicio de lo comprometido que se encuentra el gobierno en esa trama. A ese respecto, es dable mencionar que, en las últimas horas, la preocupación comenzó a hacerse carne por varios motivos:
1 - El rápido avance de la causa judicial, que ya ha comprobado que existe una fuerte relación entre ciertas droguerías y la compra de grandes cantidades de precursores químicos en países de oriente para su exportación a México y Colombia. Esas droguerías pertenecerían a importantes políticos que pondrían al frente a jóvenes testaferros. Esto demostraría lo publicado por Tribuna de Periodistas a horas de cometido el crimen de los "empresarios": que la mafia de los medicamentos y la línea del narcotráfico van de la mano.
2 - El rumor de la aparición de ciertas fotografías que fueron tomadas el 5 de octubre de 2007 en el hotel Sheraton en el marco de la campaña recaudatoria de Cristina Kirchner. Hay fotos de la Presidente con Sebastián Forza (1), Ariel Vilán y hasta con un agente de la ex SIDE que fue nexo para ingresar dinero de cárteles de Colombia y México a la Argentina.
3 - La demostración cabal del vínculo entre Claudio Uberti y varios de estos jóvenes testaferros, especialmente Forza. Hay media docena de comunicaciones telefónicas que lo demuestran. Esto probaría que el dinero que ingresó a la Argentina a través de las valijas de Guido Antonini Wilson era efectivamente para Cristina.
Este último dato es el que más desvela al kirchnerismo y podría ser el detonante para que termine de explotar el escándalo en su faz política.

Antonini Wilson y el dinero negro 

El 4 de agosto de 2007, Guido Antonini Wilson viajó a la Argentina trayendo una valija con U$S 790.550 en un avión fletado por el gobierno argentino - detalle que no debe perderse de vista -, como parte de una serie de entregas de dinero para la campaña de Cristina Kirchner. El dato fue confirmado posteriormente, por los implicados, ante la Justicia de Estados Unidos y provocó un tembladeral político sin parangón en nuestro país.
El dinero provino de las FARC - producto de la venta de estupefacientes - y de cárteles de droga mexicanos y fue gestionado, entre otros, por Claudio Uberti, ex encargado de Control de Obras Viales.
Uberti, es dable mencionarlo, es el mismo funcionario al que hace pocos meses "alguien" intentó asesinar a través de falsos policías y que, a partir de ese hecho, vive totalmente recluido. Como se dijo anteriormente, se ha comprobado fehacientemente que Uberti y Forza mantuvieron contacto permanente, al menos en la víspera de la campaña recaudatoria de Cristina. También se ha probado que algunos viajes de Uberti a Venezuela fueron en realidad "triangulados" a México.
Un dato: según fuentes de Inteligencia de Venezuela, el verdadero motivo por el cual Uberti no fue designado embajador argentino en Caracas - cargo que fue ocupado finalmente por Alicia Castro - es por sus lazos con el narcotráfico mexicano, dato que hubiera comprometido fuertemente al gobierno de Hugo Chávez.
Por lo antedicho, Uberti debería ser llamado a declarar en la causa por la muerte de los tres empresarios de inmediato. Allí deberá explicar, entre otras cosas, la participación de Forza en fiestas privadas donde también pudo verse a su malograda secretaria, Victoria Bereziuk.

Oscuros aportes de campaña

Lo que han descubierto los investigadores hasta ahora es sólo la punta del ovillo de algo que presume ser aún más impresionante: el aporte de dinero a la campaña kirchnerista por parte de cárteles de la droga. Y no sólo se habla de la recaudación del año 2007, sino también de las campañas de 2003 y 2005.
No casualmente, en 2004, el entonces ARI de Elisa Carrió denunció a Uberti por participar en manejos turbios de la recaudación electoralista del kirchnerismo, junto con el sicario kirchnerista Rudy Ulloa Igor.
Lo que aún no se entiende es cómo no se ha puesto el foco en la droguería San Javier, una de las firmas que aparece en el 90% de los negocios turbios del PAMI. Esta firma pertenece a Carlos Torres - quien sugestivamente aportó dinero para la campaña de Cristina bajo apellido "Torresín" - junto a Néstor Lorenzo, asimismo denunciado por oscuros negociados en el PAMI hace unos años.
Lorenzo es también titular de Multipharma SA otra de las firmas perseguidas por la justicia: posee dos juicios ejecutivos a partir de mayo de este año, después de haber emitido 133 cheques sin fondo por $ 4.300.000 y fue una de las firmas vinculadas al rubro medicamentos que llevó a la mesa del proselitismo kirchnerista un aporte de $ 310 mil el 19 de octubre de 2007 y otro de $ 60 mil el 28 de diciembre pasado.
La contribución es mayor si se agrega que el propio Torres hizo un aporte a título personal de $ 170 mil, cobrados el 29 de octubre por el comando de campaña de Cristina de Kirchner, según la declaración del oficialismo en la confusa - y falaz - rendición de cuentas de campaña.

Concluyendo

Mientras la aparición de un anónimo recibido por Graciela Ocaña - donde se detalla el presunto negociado de dos droguerías y una farmacia con fenilpropanolamina - promete traer nuevos dolores de cabeza al kirchnerismo, se empiezan a conocer nuevos datos sobre los aportes a la campaña de Cristina. Se ha comprobado que muchos de los que pusieron dinero no poseen patrimonio suficiente para justificarlo - hay uno de ellos que ya se ha "quebrado" y admitió que sólo puso su nombre, no el dinero - y se demostró que la rendición de gastos del Frente para la Victoria es irreal. Por caso, se aseguró que Sebastián Forza había aportado dinero en efectivo, cuando él mismo aseguró - y luego se comprobó - que lo había hecho a través de cuatro cheques.
Hace pocas horas, un oficial de la Policía Federal ha puesto en manos de la Justicia un listado con cruce de llamados que puso nervioso a más de un funcionario. No sólo Néstor y Cristina Kirchner se verían comprometidos con las revelaciones surgidas de esa nómina, sino que puntuales funcionarios del Ministerio de Salud quedarían mal parados al haber hecho la vista gorda respecto a los onerosos negociados efectuados merced al superintendente de Salud, Héctor Capaccioli, otro sospechado recaudador de campaña.
No es poco.

Christian Sanz
(1) Hay fotos de Forza incluso con Julio de Vido y otros funcionarios.


Buenos Aires - Argentina

info@PeriodicoTribuna.com.ar

Nenhum comentário: